Lic. Adrián Tucci *

Nada peor que ver interrumpidas o trastocadas las vacaciones o el descanso del verano por problemas de los chicos. El calor, el abuso del sol, de la actividad física, o el exceso de comida y gaseosas demasiado frías suelen originar casi tantos problemas como el invierno.

Con el agravante de que no estamos predispuestos a interrumpir los placeres programados y que a veces nos hallamos lejos del pediatra de confianza o del médico de cabecera.

Si usted se provee de algunos conocimientos y un pequeño botiquín natural tendrá los recursos necesarios para que los pequeños problemas no se transformen en grandes trastornos.

* QUEMADURAS DE SOL:
Cuando la piel de los chicos está enrojecida y ardiente ni siquiera conviene tocarla, de modo que instrumentaremos una cura a distancia.
Vertemos agua fría en un rociador y le agregamos unas gotas de aceite esencial de Lavanda. Agitamos y pulverizamos las zonas afectadas.
El aceite esencial de Lavanda es desinflamante, analgésico y actúa también sobre el sistema nervioso sedando y calmando la irritación y el nerviosismo, con lo cual los chicos terminarán en un rato durmiendo plácidamente.
También es aplicable a las personas mayores.

* FIEBRE:
Ponga al niño con fiebre dentro de una bañadera con agua tibia y 5 gotas de aceite esencial de Menta. Es refrescante y baja la temperatura corporal.
También se puede aplicar en compresas, cuidando que no toque las mucosas y los ojos porque es irritante.

* DOLOR DE MUELAS:
Cualquiera sea su origen es uno de los peores dolores, muy mal soportado por los niños y para lo cual no conocemos un remedio efectivo antes de llegar al dentista.
Sin embargo la solución está muy cerca: en la propia alacena o en el almacén de la esquina. El Clavo de olor es el mejor analgésico que existe para estos casos y es el mismo que usa el odontólogo en forma concentrada. Es muy sencillo: se coloca el clavito en la zona dolorosa y se lo deja allí hasta que se impregne de saliva. Produce alivio inmediato.

* INDIGESTIONES. DOLORES DE ESTÓMAGO:
El té de Manzanilla es universal, lo pueden tomar desde los bebés hasta los más grandes. Se prepara una infusión de la planta a razón de una cucharada de las flores en una taza de agua hirviendo. Se deja reposar, se cuela y se toma tibia o caliente, después de las comidas o en cualquier momento del día.
Actúa sobre dolores, acidez estomacal, disturbios gastrointestinales, gases, diarreas y cólicos. Tiene también propiedades sedantes.

* PÁRPADOS IRRITADOS. CONJUNTIVITIS:
Usamos el mismo té de Manzanilla anteriormente mencionado pero que en este caso debemos colarlo con un filtro de café (de papel) o una gasa para quitarle una pelusita que desprenden las flores y que puede ser irritante. Se aplica en compresas o en baños oculares. Esta hierba contiene azuleno y otras sustancias analgésicas, antialérgicas y antisépticas.

* SEDANTES:
El té de Tilo es también de uso general, desde la mamadera del bebé hasta el tazón del adulto. Prepárelo en infusión a razón de una o dos cucharadas de flores por taza de agua hirviendo.
Otra opción son unas gotas de aceite esencial de Lavanda puro sobre la almohada. Es un aroma fresco y agradable que garantiza un sueño plácido y relajado.

* VISITANTES INESPERADOS: LOS PIOJOS:
La mayoría de los productos que se venden para los piojos son tóxicos y para colmo de males los colocamos cerca del cerebro, un órgano tan sensible a las sustancias venenosas. Entre la resistencia de los chicos que rechazan el mal olor y la de los pequeños insectos que aprenden a neutralizar los químicos, nos sentimos tremendamente desanimados y derrotados. Sin embargo la naturaleza nos provee de maravillosos aceites esenciales que huelen exquisitamente, no son tóxicos y se pueden aplicar también en forma preventiva.

Prepare 2 frascos de 250 cm cúbicos. Llene uno con aceite de almendras y otro con alcohol fino. Coloque en cada uno 45 gotas de aceite esencial de Lavanda, 45 gotas de Geranio y 45 de Romero.
Estas mezclas se pueden rociar alternativamente pues el alcohol puede resecar y el uso reiterado del aceite empasta el pelo. El resultado es óptimo.

* CONTAGIOS INDESEADOS, LOS HONGOS:
La pileta, el uso de zapatillas y la transpiración del verano predisponen a esta afección que sin ser importante ocasiona molesta picazón y ardor y puede llegar a ulcerarse e infectarse si no se trata.
El aceite esencial de Tea Tree es uno de los más poderosos funguicidas que se conocen, natural, carece en absoluto de toxicidad y no arde al aplicarlo.
Coloque agua en una palangana, agregue de 15 a 20 gotas del aceite esencial y agite. A continuación sumerja los pies por un buen rato. Es importante secarlos luego cuidadosamente.

También se puede agregar a una crema base o una crema sencilla en una proporción del 2,5 % aproximadamente.
Este cálculo se hace dividiendo por 2 el volumen del frasco, por ejemplo para 30 cm cúbicos que equivalen a 30 ml se mezclan 15 gotas de aceite esencial.

Use medias de algodón y evite el abuso de las zapatillas deportivas, son sólo para practicar deportes.

* MOSQUITOS:
Recuerde cómo se hacía antes. Reflote los tules para las camas y el cochecito del bebé. Y el aceite esencial de Citronela como repelente que se aplica en puntos en el cuerpo con un escarbadientes. No lo extienda puro sobre la piel, puede ser irritante. En ese caso prepare una crema. También lo puede usar en el hornillo para evitar ahumarse con las espirales.


Y USTED
:
Una vez que terminó con los chicos…y tal vez con los no tan chicos se merece unos momentos para olvidarse de las vicisitudes y para relajarse.
Coloque en el hornillo unas gotas de aceite esencial de Ylang-Ylang, Sándalo, Rosa y Jazmín. Creará en su dormitorio una atmósfera romántica, propicia al Amor y ¿por qué no? a la Sensualidad.


* Ex – Director de IATENA Instituto Argentino de Terapias Naturales

 

Tu sitio web en Efemosse Sistemas