La ansiedad es uno de los males de nuestro tiempo: el ritmo acelerado en el que vivimos, la incertidumbre, los cambios imprevistos y la falta de los necesarios momentos de ocio y de descanso nos llevan a una desazón interior.

Muchas personas recurren a los psicofármacos buscando un alivio, que si bien sirve de paliativo momentáneo, no erradica la causa del malestar sino que lo enmascara provocando a la larga un problema peor.

Las Flores de Bach, totalmente naturales y sin efectos secundarios, no sólo pueden llevarnos hacia el bienestar, sino que nos ayudan a encontrar un nivel más profundo de resolución de los conflictos.

Muchos psicólogos definen la ansiedad como un miedo inconsciente. Se manifiesta como un estado de inquietud, de malestar indefinido, de angustia latente.

Hay varios remedios florales que podemos utilizar, entre ellos:

IMPATIENS:
Para ansiedad de quienes no pueden estar quietos, están siempre apurados, no les gusta esperar, son impacientes, viven adelantándose al futuro, en continua tensión, en una urgencia constante.
Impatiens permite bajar un cambio, relajarse, recuperar un ritmo más lento y más natural.

ASPEN:
Para quienes experimentan un temor difuso, una sensación de que algo malo está por suceder, un vago presentimiento, una inquietud interior que no se puede precisar.
Este es el remedio para el miedo a lo desconocido. Ayuda a la serenidad, a la calma, a despejar el miedo o a definirlo.

VERVAIN:
Para personas apasionadas, vehementes. Se esmeran por conseguir lo que quieren y trabajan esforzándose de más, con una especie de ceguera, de terquedad. No paran de trabajar. Aún en la cama siguen pensando en lo que van a hacer mañana. Se tensionan y se contracturan.
El remedio Vervain ayuda a relajarse, a bajar el tono de la vehemencia, a disfrutar.

AGRIMONY:
Especial para los que expresan su ansiedad con la comida, la bebida, el tabaco, la droga. A veces tapan sus problemas con bromas y con una actitud humorística. Se ríen por fuera, pero sufren por dentro.
Agrimony les ayuda a ver sus conflictos y a resolverlos.

CHESTNUT BUD:
Para las personas que pasan muy superficialmente por las cosas. Suelen repetir los errores porque les cuesta mucho pensar. El origen de este tipo de ansiedad es que no pueden detenerse a relacionar conceptos a sacar provecho de la experiencia, a averiguar la causa de los errores y los fracasos.
Chestnut Bud ayuda a aprender, a disminuir la ansiedad que produce la dificultad de razonar y pararse a observar.

Reconocidos por la OMS (Organización Mundial de la Salud) y cada vez más usados por médicos y psicólogos, los Remedios Florales se pueden tomar en cualquier edad y condición.

Aptos para bebés, niños y embarazadas, no interfieren con otras medicaciones, ya sean psicofármacos, vitaminas o antibióticos. Por el contrario, ayudan a llegar más pronto al restablecimiento de la salud al actuar sobre los factores mentales y emocionales.

 


* Ex Director de IATENA Instituto Argentino de Terapias Naturales